Architecture   Art   Illustration   Bio


POP-UP ATELIER

Hotel Meliá Salinas



Foto: Juampe Cedres Gonzalez

MANIFESTO:

PAISAJE, COLOR Y ASTRONOMÍA:

Mi nombre es Sonsoles Masiá, soy arquitecto y artista, fascinada por la astronomía y el paisaje.

Mi vínculo con la isla está lleno de casualidades. Primeramente, a través de la isla de Fuerteventura, donde, por azar, realicé mi fin de carrera de arquitectura. Un observatorio astronómico de difusión, al más puro estilo de un observatorio tradicional, donde la topografía nos hace partícipes del movimiento de los astros.

Tras mi proyecto comencé a obsesionarme por la astronomía e investigué cómo el movimiento de los cuerpos celestes y la luz pueden influenciar nuestro estado de ánimo como seres humanos y mi productividad como artista. Así comencé a realizar maratones de pintura abstracta durante eventos astronómicos como solsticios y equinoccios.

Me declaro una persona escéptica, conozco el método científico y, como arquitecto, me intereso por conocer el funcionamiento de las cosas. Pero, por otro lado, tengo un lado sensible, legado por la carrera de bellas artes. Sé que hay algo más allá de lo sensorial que nos conecta con el universo y tengo la certeza de que hay lugares dotados con mayor sensibilidad y energía para la observación.

Algo que mucha gente, y yo misma, desconocíamos es que Lanzarote oculta un secreto especial y único. Varias de sus calderas contienen yacimientos astroarqueologicos, revelados por el investigador Agustín Demetrio Pallarés Lasso. Santuarios astronómicos y geogrifos prehispánicos donde se utilizaban las mismas técnicas de observación que yo intenté imitar en mi proyecto, en la isla vecina, miles de años después.

Por otro lado, mi obsesión por el paisaje y el color comienza a través de mis viajes, en mis intentos por pararme a escuchar lo que el lugar clama. Debido al ritmo frenético que el turismo globalizado nos ofrece, generalmente, no nos detenemos a observar, hacemos la foto y continuamos al siguiente estímulo visual.

Precisamente por ello comencé a sentarme en terrazas y dibujar lo que veía y me di cuenta de que este ejercicio me llevaba a una especie de trance, a un lugar donde los recuerdos se revelaban en mi subconsciente. Las sensaciones, conversaciones, olores y compañía se agolpaban en mi mente. Gracias a este ejercicio de observación y mindfulness, esas memorias volvían a mi tras observar la pieza terminada.

Tras muchos cuadernos de viaje comencé a combinar esta práctica con mi trabajo abstracto de atelier, haciendo apuntes no solo figurativos sino de color para, posteriormente, llevarlos a cabo en el taller, en piezas abstractas a mayor escala.






Location 3: Montañas de Fuego

EXHIBITION:

- Coming soon

EN / ES

ART RESIDENCY

HOTEL MELIÁ SALINAS


Retratando Lanzarote


SOBRE EL ARTISTA:

Sonsoles Masiá Sánchez, (1991) establecida en Delft, Holanda, es una artista visual y arquitecto.

Su doble licenciatura en Arquitectura y Bellas Artes le ha concedido unas herramientas y sensibilidad especial para desarrollar su carrera artística. Su interes en la astronomía y observatorios, estudiados durante su trabajo de fin de Master, le hizo desarrollar un interes especial en el movimiento de los astros y su influencia en las emociones del ser humano.

Durante sus estudios, y sin ser totalmente consciente de ello, comenzó a bautizar sus piezas con nombres de eventos astrómicos, solsticios, equinocios o lluvias de metoros. Después de su fin de carrera, tomó consciencia de este comportamiento y comenzó a producir durante fechas especiales y eventos astrómicos.

Entonces, comenzó a percevir el universo que nos rodea y a retratarlo en sus cuadros.


Atelier work

EJECUCIÓN DEL PROYECTO:

Quién me hubiera dicho que la isla de Lanzarote podría ofrecerme otra casualidad más y que se convertiría en el nexo de unión de mi trabajo de observación, de mi conexión artística con el universo y de mi interés por los santuarios astronómicos.

Durante mi residencia artística en la isla de Lanzarote, visitaré varias localizaciones, lugares de interés seleccionados por su color y belleza, sin olvidar, por supuesto, los preciados santuarios astronómicos.

Allí aspiraré a observar lo intangible y realizaré apuntes figurativos y abstractos para después llevarlos a cabo en diez piezas a mayor escala en el pop up atelier del Hotel Meliá Salinas, una joya de la arquitectura de Fernando Higueras, y ante la atenta mirada y la inspiración del jardín botánico de Cesar Manrique.